Las mujeres se sumaron a la revitalización de la cueca brava impulsada hace 15 años y así se apropiaron de la performance de los varones. “Con el tiempo surgió una autocrítica de ellas con respecto a esas maneras. Ahora se ha producido un reencuentro de lo urbano con lo campesino, donde está parte de su origen”, dice la investigadora Karen Donoso. Aquí las damas en el folclor.

LAS TORCAZAS – “La Vigencia de las Pioneras”

las-torcazas-1Ya en su primera actuación en el encuentro “Cuecas Mil” realizado en 1998 en la plaza de San Bernardo, recibieron críticas. “Había gente que decía que una mujer no podía estar tocando la batería”, recuerda Lilian Riffo, Cantora, Panderista y única fundadora de Las Torcazas aún activa en este elenco sanbernardino.

Hoy, el conjunto se ha renovado como un sexteto de señoritas, sus cuecas tienen toque romántico y temáticas citadinas, más allá de la habitual bravura de la cueca de chinganas y bares. Eso diferencia a estas pioneras de otras agrupaciones actuales.-

Hasta entonces, las mujeres solo acompañaban la cueca. Nosotros armamos un grupo completo con guitarra, bajo eléctrico y batería. Fue algo completamente nuevo, dice Riffo.

LAS PECADORAS – “Cuecas de Género”

las-pecadoras-0Justo para el Dieciocho las melipillanas Las Pecadoras están presentando su tercer disco “Cuéntame una Cueca”, un repertorio de creaciones libres dedicadas al mundo infantil. “Tenemos una donde se altera el final de la caperucita roja, quien espanta al lobo porque ella es una niña inteligente”, Cuenta Daniela Meza. Aunque Las Pecadoras están apoyadas por músicos varones, su núcleo, rostro y canto corre por cuenta de Danila Meza y María Paz Artigas. Su discurso sale en defensa del género con letras rebeldes.

La tradición pone a la mujer en contextos como la casa de remolienda o en su casa, esperando al marido. Cantamos lo que sentimos, y no lo que nos imponen en el rol de mujeres”. Dice Meza.

LAS PRIMAS – “El Oficio es el Mismo”

las-primas-0Formadas en 2009, con elementos provenientes de otros dos grupos de cueca femenina – Las Peñascazo y Las Niñas -, Las Primas vienen Re observando la función de la cantora de fiestas populares.

“Ya no están las chinganas ni las ramadas espontaneas a la orilla del camino. Ahora son bares, locales con equipo de amplificación”, agrega. Con los discos “Cantora” (2012) y “Chilenitas” (2013), tendrán en noviembre su tercer título “Cantares”.

Pasamos mucho tiempo reflexionando sobre cómo debía una niña del siglo XXI cantar folclor. Y llegamos a la conclusión de que igual que siempre. El oficio es el mismo, lo que cambian son los escenarios”, dice la cantora y profesora de Historia Leslie Becerra.

LAS LULÚS DE PANCHO GANCHO – “Un Club de Niñas”

las-lulu-1La cueca se llama “Negrito Caliente” y tiene un remate demoledor, “Voy a volver a verte, negro caliente”, Son Las Lulús de Pancho Gancho, quinteto porteño que festejará sus diez años en el Teatro Municipal de Valparaíso. Se formó en la carrera de Pedagogía en Música en la UPLA y hoy todas son profesoras en distintos establecimientos.

De edades entre los 26 y 35 años, el grupo suele actuar en El Rincón de las Guitarras o en El Cinzano. También en La Isla de la Fantasía, en el cerro San juan Dios. “Allí visitamos a los taita, los maestros que nos transmiten la esencia de la cueca porteña, que es más lenta y cadenciosa”.

“Somos como un club de niñas, por eso lo de Lulú. Y Pancho Gancho es como le decían antes a Valparaíso”, dice la directora musical y acordeonista Lorena Huenchuñir.

CALILA LILA – “Cantoras y Figurines”

calila-lila-2Su nombre cacofónico obedece a esa lógica de expresiones y palabras del lenguaje y el canto cuequero.

Son cuatro cantoras e instrumentistas y dos figurines, personajes teatrales que se suman: La Jefa, Mujer aguerrida y dominadora y Don Rosa, anfitrión del disfrute. “El referente que existe de la mujer cantora de fiesta de campo. Pero ese es otro repertorio. Nosotros venimos oyendo a la generación de la cueca contemporánea en la ciudad”, dice Pickua.

Calila viene siendo la aprobación de algo que tiene calidad. “Y Lila es un color que evoca la femineidad”, explica Paulina “Pickua” Martínez, guitarrista de Calila Lila, elenco de Cerrillos.

LAS CHINAS CHOLAS – “Muletilla Cuequera”

las-chinas-cholas-1“Un día escuchamos una cueca de Los Trukeros, que decía a cada rato ‘zamba china chola’. Era una muletilla cuequera. Nos miramos y dijimos ’este nombre nos viene de perillas’, porque todas éramos morenitas y achinadas”, recuerda la guitarrista Vania Mundaca (23), una de las fundadoras del grupo Las Chinas Cholas, que comenzó a tocar en el Instituto Chacabuco de colina. De las integrantes originales asiduas al canto a la rueda que se realizaba en el Galpón Víctor Jara, solo quedan ella y su hermana cajonera Constanza Mundaca (20),

No hacemos cueca estrictamente brava. Preferimos decir que es cueca centrina, porque incluimos recopilaciones de Don Juan Labarca en Melipilla y también cuecas de Violeta Parra, dice Vania.

LAS MESTIZAS – “De Madre a Hijo”

las-mestizas-01Corina es hija de Andrea Martínez; Arawko de Manuela Venegas y Renato de Daniela Contreras. Tres de las cuatro cantoras del grupo Las Mestizas fueron madres en el mismo período. La Experiencia fue tal que comenzaron a escribir cuecas sobre la maternidad para el repertorio que ponen en marcha en escenarios y cantos a la rueda, en Valparaíso.

En los escenarios suelen reproducir la dinámica de la rueda, donde los cantores toman turnos: “una canta una copla, otras dos las seguidillas y la última remata. En una pura cueca tenemos cuatro voces”, agrega.

Aunque veníamos cantando de antes y por separado, nos formamos como grupo en 2012, en los jueves de cuecas del Bar Liberty. Allí encontramos cosas en común como Las Mestizas, rememora Andrea.

LAS COMAIRES – “De Vuelta al Campo”

las-comaires-1Comadres fueron Violeta Parra y Margot Loyola. Se llamaban una a la otra como se
dice en el campo: Comaire Maiga y Comaire Viole. Las Comaires recuperan esa dinámica de dúos de cantoras que animaban rodeos, trillas, casorios y velorios. “Yo vengo del Cuncumén y la Gabi del Bafona. Tenemos esa experiencia del folclor, que nos ha marcado mucho”, dice Romina Núñez, respecto de su compañera Gabriela Contreras.

De hecho, el jueves tocaron seis cuecas en la inauguración de la fonda oficial, donde Bachelet bailó con Osvaldo Cádiz, viudo de Margot Loyola. Esta noche actúan en la plaza de Paine.

Llevamos esa lógica de las festividades al escenario, con Tonadas, Valses, correteados, polkas y cuecas de la tradición, agrega Romina.