Casi sin darse cuenta, este hijo ilustre de San Bernardo, ha cambiado para siempre la historia del Acordeón en Chile y con mucha determinación y trabajo duro, puede afirmar que jamás volverá a estar en peligro de extinción.

Cuando hablamos de la Cueca en Chile, es impostergable señalar la historia que la rodea y aquellos artistas que han hecho su loable contribución en la creación, difusión y perfeccionamiento. Mas aún, en el oficio de instrumentistas que permitieron conservar hasta nuestros días el sonido de una acordeón, del arpa o el pandero chileno. Maestros como Segundo Zamora, Rafael “Rabanito” Berríos, Eleodoro Campos, Hernán Bahamondes, Victor Hugo Campusano y Luis Sata Ponce, hicieron suyo el oficio de Acordeonista y han llenado nuestra historia musical de sonidos y acordes que revitalizaron el género e inspiraron a nuevos exponentes que han heredado el oficio y que también trabajan duro para dejar su sello.

Uno de ellos ha ido más lejos. Ignacio Hernandez (37) no sólo se prometió alcanzar el máximo rendimiento y perfeccionar la interpretación de este instrumento, sino que ha trazado un camino propio lleno de premios en nuestro país y en el extranjero, el que ha coronado con su gran orgullo… liderar el Conservatorio Nacional de Acordeón, el primer centro de aprendizaje formal en Chile y en Sudamérica.

Cuecapp fue a conversar con “Nacho” Hernandez, queríamos saber de su historia y de su instituto… 🙂

– Nacho!… nosotros te conocemos hace más de 20 años, porqué aprendiste acordeón?

Mi niñez la pasé en Los Chenitas de San Bernardo, un emblemático grupo infantil que me enseñó mucho y en él sólo sabía tocar guitarra, pero no cantaba y eso no me permitía destacar, incluso me perdí un viaje porque mis compañeros hacían algo más que sólo tocar guitarra. Aquello aceleró mi decisión en aprender un instrumento, aunque me costara tenía que demostrar de lo que era capaz.

– Entonces tomaste clases o decidiste aprender por tí mismo?

Como la historia de la mayoría de los músicos de este país, totalmente autodidacta. Me acuerdo que tomé un cassette llamado “Cuecas Electorales” (1992) que me marcó profundamente. Escuchar a Alberto Rey y los Paleteados del Puerto, Altamar, Los Afuerinos, Los Hermanos Campos… fue una verdadera inspiración y se convirtieron en mis primeras figuras, introducciones y acordes en el acordeón. Además, en esa época me tocó conocer a Hugo Rivera Celis, de quien conocí la historia de este instrumento y me animó a especializarme y seguir aprendiendo.

No quería quedarme estancado, sentía que aún podía seguir aprendiendo y mi familia me apoyaba. El problema es que en esos años, no existía un lugar donde me enseñaran acordeón; por lo que me matriculé en la Escuela Moderna de Música para aprender Piano. A partir de ahí, me obsesioné con el aprendizaje, quería tocar también otros ritmos y estilos.

– Justo en esos años co-fundaste Los Santiaguinos y entraste de lleno en la cueca urbana no?

Así es, siempre me llamó la atención que en esos años estaba muy de moda la cueca porteña, pero nadie le cantaba a Santiago. Era el momento de hacer algo novedoso, nuevos arreglos y composiciones, y la oportunidad que tuve para llevar mi aprendizaje al servicio del acordeón. Nuestro primer disco “Cueca Capitalina” (2000) fue muy importante para mi, cada cueca debía tener introducciones especiales y mezclar ritmos que la revitalizaran. Más tarde -el mismo año en que sacamos nuestro segundo disco “Cueca Urbana” (2001)- se me ocurrió formar una banda de mujeres cuequeras, así nacieron “Las Capitalinas” que imprimieron un sello distinto a la presencia femenina de ese momento, trabajamos mucho y siempre me he sentido muy orgulloso de lo que lograron en la música.

Ignacio Hernández ha obtenido importantes premios internacionales. 1º lugar en el Concurso Latinoamericano de Acordeón, Brasil 2005, 1º lugar en el Concurso Sudamericano de Acordeón, Argentina 2012 y el 4º lugar en el Concurso Mundial de Acordeón, Italia 2012.

conservatorio43  conservatorio17

– Paralelo a tus viajes por estudios y competencias internacionales, grabaste tu primer disco “A Contramano” (2009). Como fue esa experiencia como solista, una dimensión que no es muy común en Chile cierto?

Imagínate que mi primera etapa como acordeonista fue muy cuequera, pero luego de viajar y conocer a otros maestros en Brasil y Europa, descubrí que había un mundo entero de estilos que podían ser interpretados con el acordeón. Ahí me volví loco, mi hambre por explorar nuevos repertorios y perfeccionar mi interpretación se hizo gigante. Mucha gente me preguntaba porque no hacía un disco, hasta que a través del Sello Azul pudo hacerse realidad en el año 2009. Para el lanzamiento repletamos el Teatro Circus Ok y pude darme el lujo de que me acompañaran otros concertistas destacados como Mirco Patarini (Italia) y Aldo Taborda (Argentina), ambos fueron campeones mundiales de la especialidad.

– Ahora estamos en tu gran orgullo, el Conservatorio Nacional de Acordeón. Me imagino que ha sido todo un desafío levantarlo y mantenerlo vigente.

He sido un afortunado en mi vida y he aprovechado las oportunidades que tuve para viajar, especializarme en el extranjero y tener grandes maestros. Porqué las nuevas generaciones no pueden tener las mismas oportunidades que yo tuve? De manera tradicional, instrumentos como el acordeón se aprenden de oído y como no existían escuelas, eran enseñados oralmente de generación en generación.

Conozco muchos chicos de mi comuna y de otras regiones del país con un tremendo talento y potencial. Ahora podrán tener un lugar especializado que podrá formarlos en teoría y práctica, acceder a tocar todo tipo de piezas: folklore, jazz, tango, vals, clásico, popular, etc. No te niego que ha sido muy sacrificado, aprender a llevar un emprendimiento como tal y poder atraer nuevos alumnos, pero tengo a mi esposa Maria José que me apoya día a día, ella también es parte fundamental de este sueño.

Contrariamente a lo que muchos pensarían, el Conservatorio ha sido auto-financiado completamente, no hemos obtenido ayuda de ninguna institución privada ni estatal. Tenemos una sede en San Bernardo y otra en Las Condes, esta última dedicada a la instrucción en edades tempranas. Incluso este año abrimos una escuela de música, donde impartimos otras especialidades -aparte de Acordeón- como Guitarra, Canto, Piano, Violín, Bandoneón, entre otros.

Sabías que tenemos un taller también?… nuestro amigo Javier Agüero (36) es nuestro luthier y ofrece distintos servicios a los alumnos y público en general, como afinación, reparaciones, reemplazo de piezas, cambio de lengüetas, etc. Hace un trabajo impecable y en un oficio que también corría el riesgo de desaparecer hasta hace algunos años atrás.

– Estuviste en la última versión de la Feria Pulsar dando clínicas de acordeón y tus alumnos también se presentaron. Además, te tocó subir al escenario con Daniel Muñoz y Los Marujos… acaso no paras nunca?

[Rie] y eso no es todo. Esta semana traemos a Chile a Frederic Deschamps, Profesor y Presidente de la Confederación Mundial de Acordeonistas para dictar 2 MasterClass (25 y 27 Noviembre), varios seminarios en el conservatorio (26 al 30 Noviembre) y una Conferencia Final en Casa Amarilla (01 Diciembre). Ha sido tal la expectación que ya no existen cupos para ver al gran maestro francés, eso habla muy bien del interés de nuestros alumnos y amantes del acordeón por presenciar a grandes exponentes y seguir aprendiendo de los mejores.

– Debes estar consciente de que estás generando un cambio histórico en la enseñanza del acordeón y que serás responsable de la formación de nuevas generaciones en este hermoso instrumento.

La verdad es que en mi vida me he propuesto metas que cumplo, trabajo duro por ellas y soy honesto con mis capacidades. Si lo que hago es importante para el folklore y la música, maravilloso. Yo sólo estoy pensando en mi próxima clase.

– Tu señora nos confidenció que también decoraste el conservatorio, también tienes ese talento 😛 ?

Ustedes lo dijeron. Soy un obsesivo y detallista, no lo puedo evitar.

Cuecapp

Programa Profesional y Libre

El programa Profesional otorga el grado de “Intérprete de Acordeón” tras un período de 4 años, el que incluye un concierto al egreso. El programa Libre, fue diseñado con el propósito de acercar, con fines de iniciación o perfeccionamiento a todo tipo de personas. Tal programa consiste en una clase semanal sin incorporar materias como Teoría.