Los Tricolores, Alerzal de Los Ríos y Los Frescos fueron parte de un lleno total en el Patio de La Cueca, durante la Semana de la Chilenidad en el Parque Padre Hurtado. Distintas generaciones y estilos, fueron lo más destacado en este reducto cuequero con varias tareas para una próxima versión.

Con la conducción de Marcelita Ibarra, el Patio de La Cueca se llenó de bailarines novatos y más experimentados para disfrutar a las 3 agrupaciones que se presentaron el pasado Lunes 18 en el parque de La Reina. Los Frescos fueron los encargados de abrir los fuegos, con 3 nominaciones en los Premios Pandero de Oro 2017 y una de las agrupaciones jóvenes con más proyección del circuito, interpretaron todas sus cuecas más reconocidas y gracias a su jovialidad e impronta fueron los encargados de entusiasmar al público presente.

Los Tricolores, históricos cuequeros de la capital, dieron gala de su sonido inigualable, ese que no defrauda y que suena igual a sus trabajos discográficos. El virtuosismo de Daniel, el timbre de Joselo y Carlitos, el pulso de Daniel en batería son un sello que es difícil no distinguir. “Cuando pulso mi guitarra”, “Malaya Morena”, “Chile llora melodías”….. composiciones que son un clásico de esta destacada agrupación.

Finalmente, Alerzal de Los Ríos, agrupación que recientemente ha lanzado su quinta producción musical y que es muy querida en esta zona de la capital, fueron los encargados de cerrar la noche y repletar todos los rincones del Patio de la Cueca. Bailarines, espectadores y público en general inundaron el recinto y disfrutaron de las cuecas de Alerzal de Los Ríos.

La gran parrilla artística que ostenta esta festividad, podría disponer de un recinto exclusivo para la cueca, como ya han probado exitosamente otras localidades, la cual albergue instalaciones cómodas y condiciones técnicas al nivel de los artistas; hoy pareciera que la Cueca no es digna de ello, relegada a un patio compartiendo espacio con las cocinerías y restaurantes.

La Cueca, hace rato que provoca y convoca. Merece mucho más.

Cuecapp

Fotografías: Matías Alvarez Reyes