Los Paleteados del Puerto trajeron sabor porteño al Cuecódromo del Parque O’Higgins y dieron cátedra de un show impecable y atractivo para el público asistente.

No era una jornada auspiciosa, la lluvia y el granizo hicieron temer lo peor. Ya en varios puntos de la capital, muchos espectáculos fueron cancelados y varios artistas cuequeros no pudieron continuar con su trabajo dieciochero. Nada de eso pasó en el otrora Parque Cousiño, ya que el escenario del Cuecódromo contaba con una sólida y protegida estructura que permitió el normal desarrollo de todos los shows programados, algo que debería ser parte de la producción de cualquier fiesta por respeto a los artistas y al público.

A eso de las 16:30 horas, subían al escenario Las Corraleras, un dúo de hermanas cantoras que interpretaron un repertorio muy tradicional y sin grandes sorpresas, sufrieron algunos detalles en el sonido mientras el público hacía caso omiso a la lluvia y seguía repletando el parque. Posteriormente, fue el turno de Los Republicanos quienes, de la mano de Ricardo Silva, han reinventado su repertorio y sonoridad, y con varios aciertos pudieron prender el ambiente y desplegar su música. Es de esperar que sus nuevos integrantes puedan continuar el legado que este grupo ha dejado en la cueca urbana, los seguidores de la herencia del Club Matadero esperan mucho más de ellos.

El cierre estuvo a cargo de los Paleteados del Puerto, quienes no sólo cargan el peso musical de Valparaíso, sino también el carisma de sus legendarias figuras, Gloria Arancibia y Osvaldo Gajardo, pareja que ha sabido acompañarse por excelentes músicos que perpetuan su sonido y estilo. Una cueca mucho más cadenciosa y un repertorio lleno de éxitos, fueron la fórmula perfecta para hacer bailar a muchos inmigrantes y nacionales que disfrutaban de las fiestas patrias en el parque.

Cuecapp

Fotografías: Matías Alvarez Reyes