Este ’18 nos dejó algunas escenas muy gratas y emocionantes, como la vivida el pasado domingo en el Restaurant El Huaso Enrique, que permitió una reunión de lujo con Los Palmeros y Los Santiaguinos.

Domingo 17, 23 horas y los cuatro días de fiestas patrias auguraban excelentes panoramas en la capital y en cada región del país. En el Restaurant El Huaso Enrique, llamada la “Catedral de la Cueca” por dar cobijo y apoyo inicial a muchos cuequeros históricos y ser uno de los pocos lugares vigentes en la actualidad, se vivió una noche de aquellas.

La razón? Por un lado, desde Rancagua con muchos años a favor y un sinfín de éxitos y logros, Los Palmeros de Rancagua presentaron sus mejores cuecas y siguen demostrando, de la mano de Sergio Veas -Ganador del Pandero de Oro 2017 como Mejor Compositor- que aún tienen mucho que decir en su estilo. No por nada, estuvieron nominados en 3 categorías, Mejor Cueca, Mejor Autor y Compositor (Sergio Veas) de las obras evaluadas en el período 2016-2017.

Por el otro lado, Los Santiaguinos -dueños de casa- subieron al escenario acompañados de Federico Faure (Bajo) y generando esa mística que semana a semana logran con un público bastante fiel y amante de la cueca capitalina. Los chicos, de oficio tienen un montón, ambas agrupaciones demostrando porque se transformaron en la nueva y exitosa generación de cuequeros de finales de los ’90 a la década siguiente y que su trayectoria está lejos de terminar.

Como si eso no bastara, terminaron la noche cantando en conjunto y dando un ejemplo de unidad y camaradería que pocas veces podemos disfrutar. No podía ser de otra forma. Dos líderes y referentes como Sergio Veas (Los Palmeros) y Cristian Cáceres (Los Santiaguinos), saben que la Cueca está para grandes cosas y que los artistas humildes están al servicio del arte y la cultura de este país.

Eso si, ojalá los escenarios sigan mejorando y dando otras condiciones a nuestros artistas, El Huaso Enrique no es la excepción y esperamos que también puedan invertir en mejor sonido, iluminación y escenario para la Cueca. Lo merece? por supuesto, que si.

Cuecapp

Fotografías: Matías Alvarez Reyes