En tan sólo 5 años se han convertido en una de las bandas con mayor proyección de la escena cuequera. Respeto por las tradición, cuecas de autor y una gran capacidad de producirse integralmente, son los ingredientes de su éxito.

Los Frescos lanzaron el pasado 5 de Septiembre su segunda producción discográfica en Sala Master de la Universidad de Chile y confirmaron el gran momento musical por el que atraviesan. Pasadas las 20 horas, con una sala repleta y una producción poco común para un artista cuequero, Los Frescos daban inicio a uno de sus shows más audaces -previa presentación de Las Comaires- y con un objetivo muy específico: transformar el escenario en una auténtica fiesta chilena.

Hace más de un año, escuchamos decir a Sebastián Calderón, autor, compositor y voz del grupo, lo siguiente…“Sólo de valientes se cuentan historias!” y pucha que es cierto! ellos aprovechan esa juventud y personalidad para arriesgar, romper esquemas y proponer. Una obertura teatral, visuales en pantallas LED, monitoreo in-ear, diseño de iluminación y escenografía, colaboraciones de calidad, arreglos bien ejecutados… son elementos no todos musicales, también técnicos y de producción; pero que hablan de un artista que entiende perfectamente que esto no es sólo pararse a cantar, un artista también es un todo.

Los Frescos además revelan un respeto sagrado por la Tradición, re-versionando varias cuecas de amplia popularidad como La Rosa con el Clavel, En Talca tengo una rosa, Arráncame el corazón, entre otras. Cuecas que para la mayoría de los cuequeros urbanos son parte del olvido, para Los Frescos han constituido su banda sonora, con la cual crecieron. Aquello ni siquiera opaca su propuesta, ya que cuentan con cuecas inéditas realmente valoradas y de gran factura, varias de ellas premiadas en recientes festivales folklóricos nacionales. Mención aparte para la cueca que da inicio al disco, La Ley de los cuequeros (Sebastián Calderón), nominada en la versión 2017 de los Premios Pandero de Oro, se ha ido transformando en un gran himno para esta banda y es quizás una de las cuecas más hermosas de los últimos años. Asimismo, la voz principal de Matías Pino tiene ese color y claridad que se agradece para disfrutar de las letras de sus temas.

Si bien, durante su presentación tuvieron algunos problemas con su ímpetu juvenil acelerando más de la cuenta varias de sus cuecas, fue una presentación impecable y de gran calidad, con poco valor teatral pero que musicalmente tiene mucho que decir.

Cuecapp

Fotografías: Matías Alvarez Reyes