El primer “Cuecazo de Cantoras” tuvo lugar en el prometedor Bar Damajuanas, un lugar que poco a poco está ganando su espacio en el circuito cuequero. Las Mononas, Calila Lila y Caro López exigieron a la gallá en la pista con su repertorio y abrieron un nuevo espacio femenino en la capital.

No hace mucho tiempo, Maria José Garrido y Laura Escobar (dueñas del Bar Damajuanas) inauguraron con bombos y platillos panderos y pañuelos este nuevo espacio y, gracias a su profundo amor por la cueca y la cultura, han perseverado semana a semana para que la música en vivo, a cargo de una generación renovada de artistas cuequeros, nunca falte a su fiel público.

En el Restaurant y Bar Cultural Damajuanas, se realizan cada jueves clases de cueca urbana con el Taller Soberanas de La Cueca, y a continuación se presentan artistas cuequeros en vivo para cerrar la noche con un gran cuecazo. Calle Santo Domingo #2222, Metro Cumming, Santiago.

El pasado viernes 16, el bar dio un nuevo paso al lanzar el primer “Cuecazo de Cantoras” y el nivel fue excelente con la presencia inicial de Las Mononas. Daniela, Natalia y Magdalena vienen con todo el power femenino y conocen su oficio, así que el público asistente pudo disfrutar de su presencia, música y versos. Ellas incluso se habían adelantado y fueron quienes a través de un pequeño video convocaron a todos a asistir a este cuecazo… que? en serio no lo has visto?… Ok míralo nuevamente aquí abajo ↓.

Luego, Caro Lopez fue la encargada de mostrar su particular estilo y llenar de hermosos versos la jornada cuequera, quien ya ha marcado su presencia en eventos recientes como el lanzamiento del último disco de Las Pecadoras y la despedida del Club Matadero… Ojo! con la Caro, escucharemos bastante de ella…no olvide su nombre.

Para cerrar este primer cuecazo se presentó una de las agrupaciones que han sido revelación en la escena cuequera 2016, Calila Lila, quienes ha tenido un excelente año lleno de elogios e invitaciones (ver nota anterior – 2º Carnaval Barrio Huemul) y llamadas a liderar el movimiento femenino urbano. Los asistentes no sólo disfrutaron de su música y talento, sino que La Jefa volvió a hacer de las suyas, revolucionando el lugar –nuestro fotógrafo “el Mati” pasó un buen susto con su avasalladora presencia– y adueñándose completamente de la noche en Las Damajuanas. El broche de oro fue la “rueda cuequera” que se formó para rememorar antiguas tradiciones de canto y verso, pero a cargo de mujeres que han tomado su lugar en la escena capitalina.

Larga vida al Bar Damajuanas!… estamos seguros que Kote y Laura seguirán enarbolando la bandera de la cueca chilena y transformando al bar en un lugar de lujo para todos nuestros artistas.

Cuecapp

Fotografía: Matías Alvarez Reyes

Instagram: @el_matiiiiiiii