En esta segunda parte de nuestra cobertura, revisamos lo más destacado del Domingo 29 de Abril donde una vez más la meta de las 1.000 cuecas ininterrumpidas se logra exitosamente.

Pasadas las 14 horas comenzaron a vivirse las últimas horas de Abril Cuecas Mil en su versión número 27, con un público que tempranamente repletaba el Estadio Municipal de San Bernardo. Los artistas en escena, provenientes desde distintas partes del país, daban lo mejor de su repertorio en los casi 15 minutos de presentación, y donde pudimos disfrutar a grupos como Anturrayén, Aires de Nuestra Tierra, Los Cosecheros de Buin, A los 4 Vientos, Porotos con rienda, Valle Lo Herrera, Armonia y Tradición, Dos Rosas Solas, Los Ele Jota, Los Huasos de Alhué, BordeRío, Sur y Canto, Mirtha Iturra, Johanna Saez y Los Tres Puntos Buenos, Brotes de Chile, Los del Apiñadero, Nancy Fuentes y Palmas para Chile, Bramador y Silvanita y Los del quincho.

Mención especial para el grupo “A los 4 Vientos” de Limache, quienes el 2017 premiaron como artista Revelación en la primera versión de los premios PANDERO DE ORO. Con gran efervescencia del público juvenil presente durante la tarde, pudieron demostrar no sólo su gran capacidad vocal sino también un repertorio bien estructurado, matices, arreglos musicales y mucha conexión con su público. Es quizás un gran acierto de esta versión, el cual esperamos se repita con mayor frecuencia en años venideros, show de calidad y preparado especialmente para el público de Cuecas Mil.

Algunos críticos mencionan que esto no es un concierto, que la danza es la protagonista; algo en lo cual estamos en completo desacuerdo. Es precisamente la performance de los artistas, su calidad y propuesta musical los que han permitido perpetuar en el tiempo a Cuecas Mil, y algo no menos importante: renovar el repertorio cuequero para las nuevas generaciones. Por ejemplo en esta jornada se presentaron Johanna Saez y los Tres puntos buenos, y Silvanita y los del Quincho, voces de una tremenda calidad que están marcando pauta en la escena cuequera. Además era la despedida del grupo Bramador (San Bernardo) quienes dieron término a 20 años de trayectoria, con una muy emotiva despedida y especialmente en el escenario de Cuecas Mil.

A LA META CON RESPETO

Cada Cuecas Mil nace con un objetivo específico, llegar a las 1.000 cuecas. Tarea del todo compleja y que significa un gran esfuerzo de parte de la organización y la producción, para cumplir la programación y coordinar la presencia de 120 artistas en escena. Si bien la meta se cumplió nuevamente, ésta sólo se alcanzó a las 23 horas -el programa estimaba aquello por las 20 horas- y ello puede desencantar especialmente a un público familiar (accesos y locomoción) y aquellos que siguen a sus artistas favoritos, quienes por el retraso no se presentan en las horas planificadas. Punto aparte es que el último tramo de artistas se ve perjudicado por el retraso en la programación, a quienes se “presiona” para que canten su repertorio en el menor intervalo de tiempo, algo que no respeta el trabajo y la preparación que realizan estos grupos para llegar a Cuecas Mil. 

Organizar y Producir un evento como Cuecas Mil es tremendo y técnicamente muy complejo, pero no imposible. Sabemos que la organización siempre busca lo mejor para la Cueca y para los artistas, por lo que no tenemos dudas que los detalles podrán subsanarse y que hay Cuecas Mil para muchos años más!

Cuecapp

Fotografías: Matías Alvarez Reyes